Tantra, Sanación y Libertad…, me dijeron. – Borja

Julio 2019.

Tantra, Sanación y Libertad…, me dijeron. Sanación y Libertad. Todo lo que envuelve esta afirmación me resultaba ajeno, desde el prejuicio tuve muchas resistencias para poder abrirme a este proceso, pero al mismo tiempo me sentía profundamente atraído por él, cautivado por las posibilidades que entraña. Sanación y Libertad, el camino y el horizonte.

Durante cinco días he podido experimentar, en primera persona, cómo podemos desprendernos progresivamente de todas esas capas que nos impiden sentirnos en contacto con nuestras esencias más profundas, para así entender, a través del cuerpo (ese asombroso sistema que esconde secretos de todas las intensidades, colores y texturas),
que somos más, que podemos más, que tenemos más y que todo, en el fondo, es más sencillo que como acostumbrábamos a creer.

Si tuviera que resumir el curso en tres conceptos elijo “permitirse, escucharse y acogerse”, todos ellos verbos (acción) reflexivos curiosamente. Esto es porque me parece muy importante entender que este proceso es para y con uno mismo, en compañía de otras personas hermosas, sí, pero cada uno/a en su propio viaje, a su ritmo, cada uno/a con sus miserias, alegrías, tristezas, dolores, bloqueos y descubrimientos. Este es un coctel difícil de encontrar en ningún otro espacio de reunión, este potencial emerge solo cuando personas como Amerai y Mercè dedican su tiempo, experiencia y sensibilidad a diseñar el mejor contexto para que esa multiplicidad de procesos únicos e intransferibles tengan un desarrollo cuidado y progresivo, generando una confianza general en el camino que permite que absolutos desconocidos se amen incondicionalmente, se cuiden, compartan sin apego, se desnuden literal y figuradamente mostrándose transparentes en un ejercicio de honestidad brutal, especialmente con uno/a mismo/a.

Ha sido un regalo poder compartirme con un grupo de personas diversas y con un elemento que nos atraviesa a todas, estábamos dispuestas. Todas las dinámicas tienen su sentido y encajan como un puzle en el que solo al poner la última pieza nos permite ver la imagen que representa, como una revelación que aguarda latente, formando parte de cada uno de los instantes que han conducido hasta ese momento, la sanación.

Sin expectativas de qué debe suceder, sin apego a desprenderme de aquello que me hace daño, permitiéndome, dejándome sentir y ser sin control; así fue cómo conseguí mirar a mi tristeza a la cara, a sus múltiples caras, así pude sentir el dolor que acumulaba en los rincones de mi cuerpo, así me abrí a un vacío amniótico que me condujo a la alegría más pura, más serena que jamás antes pude experimentar. Esta certeza me acompaña aún hoy, y confío en que ya se ha convertido en un punto de no retorno.

Debajo de la tristeza solo hay alegría pura y cristalina, y el hueco que deja la primera al desaparecer lo ocupa la segunda expandiéndose por todo mi ser. Este aprendizaje me lo llevo como un tesoro precioso, un cambio fundamental que me permite acercarme más a la mejor versión de mi mismo, un camino que elijo recorrer lleno de esperanza y amor.

Gracias a mi mismo por permitirme, a Amerai y Mercè por facilitarme y al resto de compañeros/as por acompañarnos mutuamente.

Borja.

amerai carrera

Terapeuta, facilitadora y formadora con experiencia establecida en Tantra, Neotantra y Sexualidad Consciente. Te acompaño a que conectes con tu auténtica esencia y te guío en un viaje mágico y sanador a lo más profundo del ser.
Te ofrezco mi guía por un camino ya vivido, por una senda que conozco y en la que te doy la mano.

2019-07-29T12:31:58+00:00