Acompañar como Doula

La Sexualidad es un campo íntimamente vinculado a la maternidad. Este es el inicio de la vida y de donde todos nosotros venimos, aquí empieza el regalo de la propia existencia, para el recién nacido, ya desde la gestación y concepción un proceso de evolución continuo, donde el ser que se está creando va a nutrirse durante las primeras horas, días y meses directamente del estado en el que se encuentre la mamá, consciente e inconscientemente. ¡Cuan importante es esta etapa para ambos!

Llevo más de 10 años acompañando a personas, hombres y mujeres en el proceso de auto indagación, desacondicionando hábitos, patrones conductuales y creencias obsoletas y caducas, reeducando sexualmente y ayudando a la conexión con uno mismo a través de la consciencia, presencia y la armonización de nuestro flujo energético en constante cambio y conectado con todas nuestras partes: mentales, emocionales, físicas y/o afectivas. Aportando bienestar, salud y equilibrio interior y exterior, a todos los niveles.

Mirando atrás en el tiempo en mi experiencia terapéutica y de sexualidad consciente, me doy cuenta que como mínimo hay tres mujeres y un hombre que no se podían quedar embarazad@s después de haber probado muchas cosas, y se quedaron embarazad@s al terminar unas cuantas sesiones conmigo, liberando, sanado, conectando. Incluso una de ellas, al terminar la última sesión conmigo, sin que todavía estuviera embarazada, le puso el nombre a la que unos meses después vería nacer, su hija: Mar.

En este último año, he acompañado a dos mujeres embarazadas, mujeres con ganas de sanar los traumas del pasado, reconectar con su cuerpo plenamente desde la consciencia y el gozo antes de dar a luz, para así recolocar y no transmitir a sus futuros hijos sus cargas o bloqueos, además de poder vivir el proceso de maternidad desde un lugar amoroso, receptivo, flexible y consciente.

¿Qué es una doula? En la actualidad la figura de la doula es la persona que acompaña a la mujer y los miembros de la familia (si lo requieren) embarazada antes del parto, durante el parto y post parto. Este término se utiliza desde los años 70 y fue la antropóloga Dana Raphael la que acuñó la acepción actual de doula por primera vez en 1974.

Han sido experiencias extraordinarias, a través del cuerpo, de la relajación, del sentir, del expresar, del transformar, del permitir, del gozar y liberar…nuevamente, una de ellas, en la última sesión salió el nombre que le daría a su hija unos meses después: Estrella Luz. Como resultado de un trabajo también hecho en las sesiones anteriores a través de los fosfenos (potenciar y abrir el sexto chacra, íntimamente ligado al despertar del primero). Eso despertó la llamada en mi interior de formarme como doula, para seguir aprendiendo y tal vez poder ayudar a otras mamás a transformar lo que sea que tenga que ser transformado en esos momentos donde el canal está tan abierto y dispone de tanta información, cuando una mamá está embarazada. Así inicié mi viaje en todo este campo, que sin lugar a dudas me ha enseñado mucho más de lo que esperaba. Mujeres que después de dar a luz he seguido acompañando para restaurar su campo energético y fortalecer su propia sensualidad, intimidad y sexualidad desde un nuevo lugar, con los cambios que experimenta la mujer, no solo en nuestro cuerpo físico.

Beneficios durante el embarazo

Se han hecho estudios que han demostrado que el apoyo emocional, físico y energético de la doula tiene beneficios durante el parto:

  1. Reducción de cesáreas a la mitad
  2. Disminución de un parto instrumentalizado y medicalizado
  3. 40% menos de uso de fórceps
  4. 60% del uso de epidural
  5. Reducción en un 25% la duración de los partos
  6. Menor número de niños con tests de Apgar menores de 7
  7. Mayor capacidad de apertura a sentir, a relajar, de aflojar resistencias y tensiones del cuerpo.
  8. conexión con el placer.
  9. A través del masaje consciente:
  10. alivia dolores musculares y articulares, aportando mayor flexibilidad, elasticidad y movilidad a los tejidos.
  11. Mejora la circulación sanguínea y de la linfa, aumentando el sistema inmunológico a su vez, aportando más oxigeno a las células, favoreciendo el intercambio de nutrientes y la eliminación de toxinas.
  12. Mejora la elasticidad y firmeza de la piel.
  13. Alivia los dolores de cabeza causados por stress, ansiedad y/o tensión muscular. – Induce a la relajación general tanto física como mentalmente.
  14. Actúa directamente en nuestro sistema nervioso, descargando una cascada hormonal y de neurotrasmisores: la oxitocina, las endorfinas, la noraadrenalina, la dopamina, la encefalina y la serotonina. Su acción principal no sólo es la del bienestar sino también actúan como analgésicos contra el dolor, incluso la encefalina actúa como antiinflamatorio natural y antiinfeccioso.
  15. Todo ello reduce la ansiedad y el stress, reforzando a su vez el sistema inmunológico.
  16. Aumenta los sentimientos positivos y la estima. – Aumenta los niveles de energía y vitalidad.

Incluso la OMS (Organización Mundial de la Salud) se ha pronunciado al respecto, diciendo que el apoyo continuado y físico ofrecido durante el parto por una persona, doula, matrona o enfermera, conlleva grandes beneficios.

Siéntete acompañada en tu embarazo y postparto, sigue conectada con la fuente interna de gozo, amor y consciencia.

La maternidad es una etapa intensa que se lleva mucho mejor cuando estamos acompañadas y nos sentimos comprendidas y orientadas.

Ese es mi trabajo: ayudarte a que vivas tu embarazo, parto y posparto con seguridad y confianza. Y que recuperes la sexualidad con todos los cambios que acontecen en todo el proceso.

Como doula y educadora sexual te ofrezco mi apoyo, contención y mis conocimientos para ayudarte a sobrellevar tu embarazo, parto y postparto de la forma que te haga sentir cómoda y conectada con tu verdad.