LILITH, la primera mujer, ¿demonio o shakti?

Enero 2017.

En la ley de la Naturaleza, el éxito de una especie reside en que se multiplique para evitar su desaparición; esta es la función de la pulsión erótica o el deseo, que en tantrismo se representa como shakti, energía en estado puro, femenina y fértil. Culturas y religiones restrictivas ante el deseo han incorporado en el ser humano culpas y negaciones respecto a esta pulsión erótica natural, dando pie a una paradoja.

Así, por ejemplo, encontramos en la Biblia dos versiones sobre la creación de hombre y mujer. Si bien se habla de Eva como costilla de Adán —esta es la versión más extendida en las culturas patriarcales—, podemos leer anteriormente que «a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó», como si mujer y hombre hubiesen sido creados a la vez, de igual modo.

Debemos la interpretación más clara de esta incoherencia a Robert Graves, quien afirma que la primera mujer del Paraíso no fue Eva sino Lilith.

Se cuenta que Lilith, quien se sentía igual a Adán, se negaba a hacer el amor con él desde abajo, en una postura que connotase sumisión, pues buscaba una relación entre iguales. Lilith, encolerizada, increpó a Dios —innombrable según la tradición—, consciente de que lo que tiene nombre puede ser conocido y nombrado; esto se consideró una gran ofensa teñida de soberbia y ella, que no pensaba someterse, decidió irse volando del Paraíso pese a que Dios, ante las súplicas de Adán, enviase a tres ángeles a buscarla.

Según dicen, Lilith fue a parar a orillas del Mar Rojo, donde fue esposa y madre de demonios.

Desde entonces, Lilith y el Paraíso vivieron en guerra: el cielo la castigó haciendo morir a cien de sus hijos cada día, y ella juró atacar a bebés y a madres, así como robar el semen que los hombres dejasen escapar durante el sueño.

Lilith Tantra Esencia de Vida

Dios decidió entonces dar a Adán una compañera creada a partir de la costilla de este. Eva nace así sumisa y se acomoda. Lilith volvió entonces en forma de serpiente y se instaló en un hueco —matriz— del tronco del árbol, para apelar a Eva:

«¿Qué estás haciendo, mujer? ¿Te basta existir como costilla de él?»

En la tradición matriarcal, donde lo femenino es sagrado y no sufre restricciones verbales ni actitudes castrantes, Lilith representa —como Afrodita, entre otras— la gran madre creadora, pagana y terrenal, en oposición a la Sophia gnóstica, la Isis egipcia o la María cristiana, más propias del patriarcado, mujeres que aparcan la lujuria en pro de la pureza y del amor altruista.

Lilith, primera mujer, reside así en el origen de Kali, una de las diosas principales del hinduismo, shakti del dios Shiva, considerada madre universal.

Otros artículos de interés:

Amerai Carrera

amerai carrera

Terapeuta, facilitadora y formadora con experiencia establecida en Tantra, Neotantra y Sexualidad Consciente. Te acompaño a que conectes con tu auténtica esencia y te guío en un viaje mágico y sanador a lo más profundo del ser.
Te ofrezco mi guía por un camino ya vivido, por una senda que conozco y en la que te doy la mano.

2018-11-28T11:54:51+00:00

About the Author:

Terapeuta, facilitadora y formadora con experiencia establecida en Tantra, Neotantra y Sexualidad Consciente. Te acompaño a que conectes con tu auténtica esencia y te guío en un viaje mágico y sanador a lo más profundo del ser. Te ofrezco mi guía por un camino ya vivido, por una senda que conozco y en la que te doy la mano.

One Comment

  1. Irene 25/01/2017 at 16:18 - Reply

    ¡Me encanta! Lilith es la mujer salvaje que nos llama a todas y que enciende nuestra pasión y nos susurra nuestros sueños. Eva la mujer temerosa que trata de encajar y que escucha al miedo y al ego. Ambas residen en nosotras. ¿A quien daremos el mando?
    Gracias por la entrada Amerai

Leave A Comment